Cirugía corporal: Abdominoplastia

Abdominoplastia

La Abdominoplastia o Dermolipectomía es el procedimiento quirúrgico que consigue restablecer la firmeza de la pared abdominal distendida. Mediante la reconstrucción de los tejidos, eliminando a su vez el exceso de piel sobrante y los acúmulos grasos. Gracias a esta técnica se puede volver a conseguir un vientre plano y terso, así como afinar la cintura.

Los embarazos y una gran pérdida de peso, provocan una flacidez cutánea y de la musculatura de la región abdominal. Esto es imposible de solventar mediante ejercicio y otros métodos de adelgazamiento. Esta intervención está indicada en aquellas personas que presenten un problema de abdomen colgante o pendular. Es muy solicitada tanto en varones como mujeres de mediana edad.

Técnica

Para poder acceder a la musculatura abdominal se realiza una incisión horizontal por encima del vello de la región pubiana. A continuación, se extirpa la piel sobrante. Para continuar suturando los músculos abdominales plegándolos y se unen los extremos de piel recolocando el ombligo que anteriormente se había separado. El tamaño de la incisión va a depender del tejido a resecar. La liposucción de los flancos ayuda a disminuir el contorno de la cintura.

Anestesia

Se lleva a cabo con anestesia general. Dura alrededor de una hora y media en función de si requiere liposucción de la cintura, en cualquier caso debe permanecer ingresado esa noche. El Dr. Sanguino tras valorar el estado del paciente le dará el alta personalmente.

Postoperatorio

Durante su estancia en el hospital la paciente mantendrá unos drenajes y una faja de presoterapia que le será colocada inmediatamente después de la intervención. Esto permitirá comprimir los tejidos y favorecer la cicatrización.

Los primeros días es normal notar una ligera tirantez de la zona operada. También cierto edema que irá disminuyendo a medida que van pasando los días. Después de la primera semana – diez días, el paciente puede reincorporarse a su actividad diaria, teniendo siempre cuidado de evitar cualquier esfuerzo de dicha zona.

Los resultados empiezan a observarse más fielmente después de tres semanas posterior a la intervención, aunque no serán definitivos hasta pasados 6 meses.

Complicaciones

• Hematomas: Con la faja de presoterapia, gracias a una coagulación minuciosa y el control postoperatorio a través de los drenajes se disminuye la incidencia de esta complicación. En caso de que surja se ha de reintervenir para evacuarlo.

• Infección: Con la profilaxis antibiótica es muy infrecuente.

• Alteraciones de la cicatrización: queloides, hiperpigmentación o cicatriz hipertrófica van a depender de las características de la piel, edad del paciente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies