Cirugía corporal: La Liposucción

Liposucción

La liposucción o lipoescultura es la intervención destinada a suprimir definitivamente la grasa acumulada localmente, imposible de hacer desaparecer de otra manera.

Existen diferentes localizaciones susceptibles de ser intervenidas: papada, abdomen, trocánteres (cartucheras), caderas son las más frecuentes; si bien rodillas, tobillos, espalda requieren técnica de aspirado más cuidadosa. El paciente idóneo es aquel con un peso adecuado en relación a su estatura y que presenta ciertas zonas donde se observa lipodistrofia, afectación que deforma el contorno de la silueta. Además influyen en la apariencia de los resultados obtenidos la tersura y elasticidad de la piel, necesitándose en ciertas ocasiones estirar la piel o bien la infiltración de de grasa propia para suavizar posibles irregularidades.

Técnica

A través de pequeñas incisiones introducimos cánulas romas para infiltrar solución anestésica y posteriormente cánulas de aspiración acopladas a un sistema de vacío (presión negativa) que permiten la extracción de la grasa. Es fundamental colocar posteriormente una faja de presoterapia.

Anestesia

Se lleva a cabo con anestesia local y suele durar en torno a 45 minutos y una hora, dependerá de la zona o zonas a tratar y del tipo de anestesia requerida.

Postoperatorio

Se trata de una intervención ambulatoria y no precisa de ingreso hospitalario.

Según el área intervenida deberá llevar una prenda de presoterapia (compresiva y elástica) que suelen ser fajas ortopédicas específicas en función de la parte del cuerpo tratada. El tiempo aconsejado para llevar estas prendas es como mínimo dos semanas.

Tras la operación quirúrgica será normal que aparezcan hematomas e inflamación del área tratada; que irán reabsorbiéndose de manera paulatina. Las molestias son ligeras, y por lo general, remiten con un analgésico convencional.

El tiempo necesario para la recuperación va en relación directa con la cantidad de grasa extraída. En una liposucción normal, prácticamente, pasadas las primeras 48 horas el paciente puede volver a su actividad habitual, sin realizar grandes esfuerzos ni ejercicio físico.

El resultado final no se va a apreciar hasta pasados los 3 meses como mínimo, cuando ya se ha reabsorbido por completo el edema y han cicatrizado las lesiones subdérmicas, dejando la retracción de la piel.

Complicaciones

Son muy infrecuentes debido a los avances en los anestésicos y la estrecha vigilancia en el postoperatorio. Por supuesto, también influye la elección de un cirujano cualificado y con experiencia en este tipo de intervención.

Es fundamental llevar a cabo las recomendaciones postcirugía para evitar las posibles complicaciones, entre ellas están:

• Sangrado

• Hematoma

• Infección

• Tromboembolismos

La pauta antibiótica, el uso de las medias de comprensión y los paseos diarios disminuyen el riesgo de las mismas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies